Parte II. Ganará el gobierno de El Salvador la guerra contra las pandillas ?

Marabunta ( marabunda )- Mara-Hormiga

Parte II. Ganará el gobierno de El Salvador la guerra contra las pandillas ?

Luego del lanzamiento de la primera parte del abordaje en el cual hicimos un rápido recorrido histórico  usando la metodología de la investigación observativa-deductiva, podemos hacer un resumen analítico, aclarando que la idea no es caer bien, sino, ser serio en las investigaciones, en temas tan delicados como la ” guerra social ” en El Salvador,  tenemos que tocar tierra y no caer en fanatismos ni demagogias.

Los gobiernos anteriores crearon un gran circo con el tema de las pandillas, con los planes del ” manodurismo y súper manodurismo “, cuanto se gastó en propaganda gubernamental con ese tema ? cuantos millones salieron de casa presidencial para engañar a la gente y decirles que el gobierno ya estaba resolviendo ese cancer ?, luego el FMLN con su famosa ” tregua “, de la que siguen orgullosos, cuantos millones se perdieron en propaganda y logística ?, quisieron hacer ver que repetían el evento de los mal llamados acuerdos de paz, las entrega de armas por parte de las pandillas, los arrepentimientos, los  microproyectos de comercio para los pandilleros y todas las ventajas en las carceles. Para que ? al final, las pandillas ganaron más terrenos y lograron acuerdos entre ellas.

PANDILLAS:

Tomado de Wikipedia, la enciclopedia libre.

” Una pandilla (de panda, reunión de personas, derivado del latín pandus, curvado) es un grupo de personas que sienten una relación cercana, o íntima e intensa entre ellos, por lo cual suelen tener una amistad o interacción cercana con ideales o filosofía común entre los miembros. Este hecho les lleva a realizar actividades en grupo, que puede ir desde salir de fiesta en grupo hasta cometer actos violentos o delictivos. También puede ser utilizado como sinónimo de trampa.1​En algunos países como El Salvador, Honduras, República Dominicana, Guatemala, también se utiliza el término mara como sinónimo de pandilla delictiva.2​ En este sentido, en Colombia también se usa el término combo.34​Aunque en sus comienzos representaba a los obreros, especialmente en el Reino Unido, con el tiempo el término ha adquirido una connotación negativa, especialmente en Iberoamérica, ya que su uso comúnmente se refiere a grupos, bandas o tribus urbanas que habitualmente realizan acciones violentas contra otras personas o como sinónimo de una organización o afiliación criminal “.

Como podríamos diferenciar MARA Y PANDILLA ? según los datos de enciclopedia, las PANDILLAS están más relacionadas con actos de violencia, en el caso de las MARAS, si bien es cierto que Colombia hace un análisis contrario, consideramos, que los antecedentes de una MARA en El Salvador desde los años 40, han sido de grupo de  personas, sin especificar las edades ni estatus social, MARAS violentas o vandálicas siempre han existido en el país, eso no es nuevo, el hecho es que cuando un grupo de jóvenes pasa de ser ” vagos y rateros ” en algo más pensado y estructurado, eso eleva la condición, ya no es un simple grupo de personas traviesas, se puede decir, que son una organización para delinquir, conscientes de su accionar.

Dejo el link de la versión Colombiana.

http://zonacero.com/judiciales/pandillas-vs-maras-diferencias-infinitas-entre-delincuencia-comun-y-crimen-organizado

Luego de tener ese enfoque pasemos a otro aspecto.

Ganará el gobierno de El Salvador la guerra contra las pandillas ?

Va depender de muchos factores y variables, poner una fecha para el fin de las pandillas tal y como las conocemos es aventurarse en un laverinto; cuando el presidente Bukele fija que dentro de cuatro años veremos las pandillas deferentes, es verdad, porque las pandillas saben mutar según los acontecimientos políticos, en la epoca de MANO DURA dejaron de tatuarse y se vistieron deferentes, muchos iniciaron asistir a las iglesias, en fin, el modus externo de operar cambió, pero no el modo de delinquir.

Con la TREGUA, las pandillas supieron acomodarse al juego del gobierno, fingieron estar de acuerdo con esos planes de pacificación, logrando avanzar en la conquista de los terrenos, la PNC recibió ordenes de detener operativos e investigaciones, los pandilleros aprendieron hacer negocios con los partidos lectorales, de eso hay vídeos que todo el mundo sabe.

En la actual fase, las pandillas, conociendo su historial, estarán planificando otra mutación, y el plan que siempre les ha funcionado es hacer ataques esporádicos  y enterrar los muertos para que no salgan en las estadísticas de homicidios, por eso es engañosa la propaganda de la reducción de muertes violentas en el país.

La noticia que la fiscalía ha creado una sección de investigación de los desaparecidos en El Salvador es la muestra de lo que digo, el año pasado desaparecieron más de 3 mil personas, que gran parte de estas están en los cementerios clandestinos.

Las medidas represivas de tareas conjuntas PNC y Fuerza Armada funcionan en la medida que el cancer va desapareciendo, pero si las otras instituciones del Estado no realizan bien su papel de llevar vida a las zonas marginales y urbes empobrecidas, es ponerle un tapón a la emorragia, temo que el nuevo gobierno, sino estudia las raíces del problema pandillas, se puede convertir en medidas tapa hoyos el problema, en parches que van a profundizar más el conflicto y la guerra social.

Porqué el reo antes de salir en liberdad decidió tomar todas esas capsulas con ” wilas “, y el presidente indignado les llamó ” estupidos ” a los que hacen eso ?, la cosa es que los pandilleros se consideran una familia, la patria son ellos, y existe no solo complicidad, también reglas y amor entre ellos, eso lo tiene que estudiar a profundidad el presidente para entender porque la juventud pandillera se comporta como se comporta.

Para ir concluyendo el editorial, dos cosas, el Estado salvadoreño debe reconocer que entre las causas principales de las pandillas y la guerra social está  el neoliberalismo, y la segunda, que si la sociedad en sí, la gente, no se involucra en colaborar en este tema es dificil resolverlo solo con las instituciones del Estado.

Para que la gente confie en las instituciones del Estado tienen que pasar varias cosas, depuración real en esas instituciones, cambiar de ruta en el modelo de desarrollo económico en el país que genera conflicto, llevar lo mínimo indispensable a las zonas abandonadas y fortalecer las zonas en las que aún no están contaminadas.

Un nuevo modelo de desarrollo en el país y  la cooperación de la población en el tema PANDILLAS pueden ser las claves del éxito, esperamos que el nuevo gobierno sepa leer entre líneas, si pierde esta ocasión, El Salvador estaría al borde de la profundización de la guerra social y no habrían muros que detengan las masivas migraciones.

Ganar la guerra contra las pandillas no es una cuestión de tiempo cronológico, ni de tiempos del calendario electoral; ganar esa guerra corresponde al tiempo social, depende de la madurez de las condiciones y el despertar de la cociencia social de la población, sin el apoyo de la gente, ni Simón Bolivar podría ganar esta guerra.

J.S.  Jandres

( Salvadoreño residente en Italia )

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies